Fisioterapia veterinaria – Alternativa para lesiones de perros y gatos

Existe una tendencia con respecto al aumento de la preocupación por las mascotas en la sociedad, motivando que, por ejemplo, la especialización en fisioterapia y rehabilitación se haya convertido en una herramienta fundamental para los profesionales veterinarios.

La apuesta por mejorar la calidad de vida de los animales de compañía mediante tratamientos de fisioterapia y rehabilitación. No es para menos, puesto que se trata de una opción eficaz con enorme popularidad en auge en los últimos años. De ahí que sea fundamental la importancia que supone conocer en qué consiste y los beneficios que puede aportar a las mascotas.

El desarrollo de la profesión veterinaria y la investigación, unido a la preocupación creciente por los animales domésticos en la sociedad han motivado que la especialización en fisioterapia y rehabilitación se haya convertido en un instrumento fundamental para los profesionales del sector. Es por ello que los másteres de veterinaria representan una propuesta de valor única en el contexto actual, en el que las clínicas precisan expertos para cumplir con la atención que requiere este tipo de tratamientos.

¿Qué es la fisioterapia veterinaria?

Considerar a la fisioterapia veterinaria como una técnica de masajes para animales es una percepción errónea. De hecho, se trata de una disciplina que incluye múltiples técnicas, precisando algunas un agente físico como ultrasonidos, láser, acupuntura, cavitación, estimulación eléctrica o terapia térmica. Pero también métodos manuales como estiramientos, quiropráctica u osteopatía, así como los masajes, de los que existen diferentes modalidades.

También se presenta como una opción post-operatoria sumamente eficaz, dada la rapidez con la que se consigue recuperar la funcionalidad del animal y mejorar su calidad de vida.

La especialidad integra diferentes técnicas con elevada efectividad a la hora de tratar animales, como son la electroterapia, la magnetoterapia, la electroestimulación y la hidroterapia. La finalidad de tales procedimientos no es otra que revertir lesiones o mejorar el bienestar del animal frente a enfermedades degenerativas o propias de la senectud.

Ciertas patologías, como artrosis o los problemas articulares, son tratadas por fisioterapeutas veterinarios, lo que provoca un punto de inflexión entre profesionales y propietarios de mascotas. Así se ha consolidado el uso de la fisioterapia y la rehabilitación como una opción de lo más eficaz con el objetivo definido de evitar el uso excesivo de medicamentos y antiinflamatorios.

Estos métodos no sólo se están empleando para favorecer la recuperación de perros y gatos accidentados que sufren traumatismos y deben ser intervenidos. También en la rehabilitación de mascotas que sufren obesidad, con el fin de facilitar su movilidad, y así introducir actividades deportivas, o que padecen problemas neurológicos graves.

Objetivos de la fisioterapia veterinaria

  • Disminuir el dolor y la inflamación local: La movilidad queda limitada por el dolor, por lo que el alivio del mismo en patologías crónicas y agudas, que suelen padecer animales de edad avanzada, aumentará su calidad de vida y bienestar.
  • Propiocepción, coordinación y equilibrio: La reeducación de la marcha en mascotas que han sufrido alguna dolencia. Se intenta llevar a cabo una compensación musculoesquelética, por si la causa se debe a un problema neurológico. Estos ejercicios deben permitir al animal caminar o incluso trotar con normalidad.
  • Acelerar la cicatrización: El empleo de la cauterización mediante técnicas no invasivas, como pueden ser el láser, reducirá el tiempo de recuperación.
  • Detener la atrofia muscular: Ya sea por accidentes musculares o neurológicos, o por falta de movilidad si se trata de un animal de edad avanzada. Con los ejercicios rehabilitadores se generará su tono muscular.
  • Generar mayor resistencia cardiovascular: Que únicamente los perros lesionados sean los que deban ser tratados con técnicas de fisioterapia es una idea equivocada. Al igual que con los caballos de competición, origen de la fisioterapia veterinaria, debe realizarse un plan de entreno para mejorar su rendimiento y evitar posibles lesiones.
  • Estimular la psicomotricidad: Algo que depende de las acciones diarias y se consigue mediante el uso de la memoria. Las habilidades y conductas motoras se retienen de mejor forma que otro tipo de información, siendo muy importante el empleo de técnicas que faciliten la capacidad de retención.

Tratamiento fisioterapéutico veterinario

Los tratamientos de fisioterapia están normalizados en gran parte de Europa. Su coste por sesión suele ser asequible, pero las mascotas deben ser previamente diagnosticadas por un veterinario que derive al fisioterapeuta veterinario. Una vez realizado este procedimiento, debe llevarse a cabo un examen funcional del animal y se debe elaborar un plan de trabajo. Dependiendo de la complejidad de la lesión o patología, se utilizará alguna técnica de diagnóstico por imagen.

Algunas clínicas ofertan packs geriátricos que requieren un periodo prolongado de tratamiento por patología crónica. Si se trata de un traumatismo, lo más común es que se requiera de un tratamiento basado en seis sesiones que finalice en el hogar.

Existen diferencias significativas entre los tratamientos de perros y gatos. En los cánidos, la raza determinará si se necesitan más o menos colaboradores en la terapia de recuperación.

En definitiva, la fisioterapia veterinaria se está implantando de forma que sea una nueva alternativa para, en ciertos casos, evitar tratamientos quirúrgicos o tradicionales en la medicina animal. O bien complementarlos. Las patologías susceptibles de ser tratadas mediante la fisioterapia son las siguientes:

  • Fracturas complejas
  • Displasia de cadera o codo
  • Artrosis
  • Hernia discal
  • Problemas neurológicos con ataxia o debilidad
  • Capsulitis, tendinitis o contracturas
  • Lumbalgias por espondilo artrosis
  • Parálisis de los nervios periféricos
  • Retracción de los tejidos blandos

El desarrollo tan exponencial que ha sufrido la fisioterapia veterinaria en la última década obliga a los especialistas a estar al día e incorporar nuevas técnicas y procedimientos que destaquen por sus índices de efectividad. En este sentido, la presencia de la tecnología en el ámbito sanitario supone un factor clave en el futuro de la especialidad para facilitar el trabajo del profesional y abordar diversas patologías con precisión y eficacia superiores.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar