Desungulación o la pérdida de las uñas en los gatos

La desungulación en gatos es la amputación quirúrgica de la última falange de cada dedo, eliminando así la uña de cada uno de ellos. Además de un daño físico durante los días de la operación y recuperación, esta intervención conlleva un completo cambio en el comportamiento y rutinas de los animales, ya que sin uñas no pueden trepar con facilidad o vivir de la forma en que viven los gatos, pudiendo ocasionar en los animales problemas de depresión o ansiedad.

Todos los propietarios de gatos están acostumbrados a los daños que producen sus mascotas con las uñas. En el pasado una forma de evitarlo consistía en la extirpación de las mismas (desungulación) mediante cirugía, una práctica cruel que terminó por prohibirse ya que provoca en los gatos dolor crónico en las patas y además lleva asociado un cambio en sus pautas de comportamiento.

En la actualidad no es frecuente ver gatos en los que se ha realizado esta intervención, sin embargo todavía existen propietarios que preguntan por esta práctica para eliminar los indeseados daños que los felinos causan con sus garras.

La desungulación es una cirugía que se aplica en felinos con el objetivo de amputar la última falange de los dedos. Esta práctica exige anestesia general y provocaen los gatos efectos muy serios a nivel mental y físico.

¿Qué pasa si los gatos pierden sus uñas?

Los dedos de los felinos están compuestos por tres falanges y dos articulaciones localizadas entre ellos, que evitan los desgastes asociados al roce de los huesos cuando el animal se ejercita. Junto a estos encontramos nervios y vasos sanguíneos que permiten la irrigación de los tejidos de las patas.

El nacimiento de las uñas se produce en la última falange, generando un increíble sistema de retracción que permite al gato recoger las garras y sacarlas únicamente en momentos puntuales. La desungulación evita el crecimiento de las uñas mediante la mutilación de las garras, incluyendo las articulaciones, los nervios y los vasos sanguíneos.

Gato sufre desungulación

Hasta hace unos años este procedimiento quirúrgico estuvo muy extendido en algunos países europeos y en Estados Unidos, pero por los daños que causa en los animales esta práctica se prohibió en Europa en febrero de 2018.

Consecuencias de la desungulación

Aunque los procedimientos empleados para eliminar las uñas de los gatos sean muy seguros, las consecuencias de su extirpación siempre son muy negativas para el bienestar de los animales.

Para empezar los riesgos asociados a la anestesia y posibles infecciones posteriores suponen un perjuicio importante para su salud y, por otro lado, las recuperaciones tras intervenciones de este tipo son siempre dolorosas e incómodas, provocando secuelas muy negativas para los animales a nivel físico y emocional.

Junto al dolor y al desequilibrio que se crea al alterar su pisada, al eliminar las uñas le estamos privando a nuestro gato de un elemento de defensa, de un medio de caza y le estamos generando incapacidad a la hora de trepar con seguridad.

Pérdida de uñas en gatos

Además, la desungulación genera una alteración en el comportamiento de los gatos, creando problemas a la hora de utilizar el arenero e imposibilidad para estirarse y posicionarse en lugares altos que les proporcionen mayor seguridad y entretenimiento.

Aunque para los felinos domésticos no sean tan necesarias las uñas, mantenerlas es una necesidad vital para ellos, ya que a diario las emplean en multitud de tareas y les ayudan a relacionarse con su entorno. Por otra parte, la amputación limita su completo desarrollo, reduciendo la creatividad y actividad diaria con lo que muchos gatos ven su rutina alterada cayendo en una vida más sedentaria.

Este cambio de hábitos puede generar ansiedad y cambios de comportamiento. El primer problema suele ser la subida de peso asociada a la inactividad, incrementando los riesgos de desarrollar enfermedades ligadas a la obesidad. Asociado a esta pérdida de capacidades, suele desarrollarse un cambio en el comportamiento del gato, incrementando su agresividad y estrés.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar