Valoran la condición corporal y el entorno de perros afectados por maltrato

Ya se encuentra traducida al castellano la escala de bienestar animal elaborada por el veterinario Juan José Josa. Un documento que aporta el criterio valoración más empleado para la condición física y evaluación del entorno de perros que se encuentran en posible situación de maltrato.

mi perro se hace pis en casa

Juan José Josa, veterinario y colaborador del Colegio de Veterinarios de Madrid (COLVEMA) en temas de bienestar animal, se ha encargado de traducir e interpretar el documento “Escala del Cuidado y Condición Animal del Sistema Tufts (TACC: Tufs Animal Care and Condition)”. Se trata de un estudio que aporta el criterio de valoración más utilizado para evaluar la condición física del entorno de perros que se encuentra en posible situación de maltrato.

Contar con la versión en castellano facilita su uso para así poder recurrir a medidas métricas que proporcionan un recurso que puede emplearse de manera legal, sin la necesidad de una traducción adicional que pueda llevar a un uso inadecuado de la misma.

Sobre su trabajo, Josa defiende que “la actuación veterinaria ante el maltrato animal, si bien es un deber que tenemos los veterinarios, es una faceta que exige entre otros componentes, una formación y sistematización adecuada”. Es por ello que incide en que “tenemos que recordar que nuestro principal objetivo es mejorar el bienestar de los animales, y al mismo tiempo preservar las pruebas que pudieran ser necesarias para evidenciar la situación de maltrato, pruebas que deben intentar reflejar de forma coherente la situación con el fin de en caso de ser necesario se puedan instruir los procedimientos judiciales pertinentes“.

Para completar la traducción, el veterinario recuerda que “con el dicho fin de documentar de forma fehaciente el estado de los animales, se precisa registrar tanto la situación ambiental como la individual“. Situación individual que en el caso de la práctica clínica habitual “solemos reflejarla en informes que si bien pueden tener sus peculiaridades en los casos de maltrato es una práctica que podríamos considerar habitual y conocida“.

En definitiva, el fin para el que se elabora esta tabla TACC Tufts Animal Care and Condition) o de Tuft’s para perros no es otro que el de sistematizar la recolección de datos sobre los animales hallados, para así conseguir unos patrones fijos que sirvan como referencia para valorar las condiciones ambientales del entorno, y así estimar un valor numérico que oriente sobre el grado de necesidad de bienestar del animal.

La tabla está concebida para perros, puesto que para evaluar otras especies se deben tener en cuenta que las necesidades de espacio o de temperatura son diferentes, por lo que se sugieren parámetros propios en el caso de las casas en las que conviven muchos gatos. Mismas limitaciones que se producen igualmente en lo que respecta a los grandes animales, para lo que es posible usar la tabla de Henneke.

El Colegio de Veterinarios de Madrid pone al alcance de todos los propietarios de mascotas este documento en su versión en castellano, al tratarse de una “posible herramienta eficaz y de gran utilidad en este proceso de formación y sistematización“.

A fin de cuentas, la propia institución asegura que este tipo de recursos no describen específicamente posibles afecciones esporádicas o infecciosas, ni valora la actitud del responsable o propietario del animal. Entre los tipos de estos se distinguen: cuidadores sobrepasados, rescatadores compulsivos y abusadores, lo cual tiene su interés en relación no con el componente de maltrato hacia los animales, sino con de la crueldad. En otros tipos de maltrato, como los que se observarían en el curso de la práctica clínica habitual, se desconoce el entorno la mayoría de las veces en los debidos a causas no accidentales, por lo que esta tabla perdería parte de su utilidad en tales situaciones.

Con dicho objetivo de documentar de forma fehaciente el estado de los animales, ha sido preciso según COLVEMA el registro tanto la situación ambiental como la individual. La situación individual suele reflejarse, en el caso de la práctica clínica habitual, en informes que, si bien pueden tener sus peculiaridades en los casos de maltrato, es una práctica que podría considerarse habitual y conocida. En el caso de colectivos de animales, se especifica que la tabla originariamente se ideó para casos de atesoramiento, pero su empleo también es posible igualmente en casos de criaderos o realas.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar