Perro rebusca en la basura: Causas, peligros y consejos para evitarlo

Posiblemente se trate de una de las costumbres caninas que más molesta a los humanos propietarios. Que un perro rebusque en la basura no nos gusta y a veces desespera no saber cómo evitar que tu mascota siga sus instintos y cumpla su objetivo. Te ayudamos con algunos trucos para lograrlo y repasamos los motivos que hacen que estas mascotas actúen así y los peligros para su salud que conlleva tal comportamiento.

perro rebusca basura

Se suele decir mucho que, a veces, lo que más nos preocupa es lo que no entendemos. Y en el caso particular de los perros, nos resulta difícil de comprender su afán por rebuscar en la basura y por qué adoran tanto este ejercicio, siendo algo que además nos molesta especialmente por motivos higiénicos y porque suele terminar con los restos removidos y esparcidos fuera del cubo.

¿Por qué los perros rebuscan en la basura?

Como bien sabrás, el olfato es el sentido que los perros tienen más desarrollado, y es el que funciona como una especie de alarma que le indica los restos de comida que se encuentran amontonados en la basura. Esa confusión puede provocar que busquen alimentos que no se encontrarán en buen estado y que suponen un peligro para su salud. También es un instinto de supervivencia que ha podido desarrollar si se trata de un perro que ha llegado a ser abandonado. Esa combinación instintiva con un sentido del olfato muy desarrollado supone para el animal una explosión de sensaciones provenientes del cubo de basura, que le llamarán la atención hasta tal punto que no tardará en acudir a rebuscar qué manjar llevarse a la boca.

Peligros de que un perro rebusque en la basura

Pero claro, aparte de que a nosotros no nos entusiasme nada esta costumbre por cuestiones higiénicas, tampoco conviene a la salud de nuestro compañero doméstico. De hecho, son varios los peligros que supone para él su ‘búsqueda del tesoro’ y que pueden convertir esta experiencia en una situación más desagradable si cabe que nos obligue a acudir al veterinario. En otro de nuestros artículos ya os advertimos de cuáles eran los peligros de que un perro pase demasiado tiempo en la cocina, lugar de la casa en el que solemos dejar el cubo de basura, y algunos de los mismos están relacionados con los que lleva consigo esta costumbre canina:

  • Virus y bacterias: La basura es precisamente un espacio en el que se acumula todo aquello que ya no deseamos o que resulta desechable. Que nuestro perro rebusque ahí supone su acceso a un espacio lleno de bacterias que son un peligro para su salud.
  • Intoxicaciones: Ingerir restos de comida le pone en riesgo de sufrir alguna intoxicación por consumo de alimentos tóxicos que resultan muy dañinos para ellos.
  • Envenenamientos: Pero no sólo tiramos a la basura desperdicios alimenticios, sino también productos químicos que son igualmente tóxicos para nuestra mascota, pudiendo provocarle su ingesta un envenenamiento que puede llegar a ser mortal.
  • Cortes y lesiones: Pero no sólo en el consumo de los desperdicios reside el problema. También en la posibilidad de que sufran cortes o lesiones al remover algún objeto punzante o cortante que hayamos tirado a la basura, como latas de conservas, tapones de botella u otros elementos peligrosos. Incluso pueden sufrir un atragantamiento si ingieren alguno de los mismos.

Cómo evitar que un perro rebusque en la basura

Como siempre decimos, en la educación reside el secreto para evitar los comportamientos caninos que no deseamos y que no son aconsejables para el propio animal. En el caso de evitar que rebusque en la basura, aunque sus causas se basen en un proceso de instinto en el que el olfato tiene mucho que ver, esto se puede controlar mediante técnicas de adiestramiento con el objetivo de hacer ver al animal que es una costumbre que NO DEBE HACER.

Este medio de prevención ayudará al animal a reducir su interés en esta práctica y terminará por dejar de hacerlo una vez que comprenda el refuerzo negativo que supone llevarla a cabo. Las continuas indicaciones (sin castigo físico por supuesto) que le indique que no debe hacer tal acción deben llevar consigo algunas técnicas educativas para no provocarle demasiada confusión al animal, una reacción temerosa que puede tener si te ve enfadado y no sepa las razones de tu molestia.

Facilitarle una golosina amarga cada vez que el perro intente rebuscar en la basura es una opción que puedes considerar, con la que el perro terminará relacionando el sabor desagradable con su intención de acercarse a los restos del cubo. Poner pimienta en la tapadera de este también es otro remedio protector para que el propio animal salga huyendo de tal sabor y olor. Esto le provocará estornudos y ayudará a que vaya perdiendo el interés en acercarse.

Una atracción hacia la basura que también puede darse en la calle, para lo que podemos actuar mediante el truco de la golosina para lograr el mismo objetivo. Pero en todos los casos que hemos repasado, no olvides culminar las técnicas de educación o adiestramiento con el refuerzo positivo que el animal necesita para saber que lo ha hecho como debe. Cuando ya logre evitar acercarse a la basura, prémiale con una golosina rica y hazle entender que estás contento con su comportamiento. Todo ello servirá de gran ayuda para conseguir el objetivo deseado.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar