Los gatos no transmiten el COVID-19

Un estudio basado en el primer gato positivo en coronavirus en España ha revelado que los felinos no transmiten la enfermedad ya que tienen una carga viral baja. Además, su sistema inmune es capaz de neutralizar el virus de forma que no padecen la enfermedad.

gatos no transmiten el COVID-19

El caso de Negrito, que data del pasado 8 mayo de 2020, fue el primer caso demostrado en el que un gato doméstico se había infectado con coronavirus en España. El felino, que convivía con una familia afectada por el COVID-19 o SARS-CoV-2, se convirtió en el foco de atención de los investigadores pero también de los propietarios de mascotas.

En aquel mes, el animal de cuatro años fue trasladado al Hospital Veterinario Sant Mori de Barcelona debido a una grave enfermedad cardíaca en estado avanzado que hizo que tuviera que ser eutanasiado. Aunque su patología nada tiene que ver con el coronavirus su cuerpo se trasladó para una necropsia.

Esta se realizó en el Centre de Recerca y Tecnología Alimentaria del Instituto de Recerca y Tecnología Alimentaria (IRTA), donde cuentan con instalaciones de alto nivel de Bioseguridad para el manejo del virus, dando positivo el animal en la prueba de PRC frente al COVID-19 o SARS-CoV-2.

Los estudios de secuenciación genética de la cepa vírica de Negrito han coincidido en un 99,9% con la cepa que había infectado a sus dueños, por lo que ha podido demostrarse que el contagio del gato se produjo por parte de su familia debido al contacto directo.

Negrito además convivía con otro gato, Whisky, que también ha dado positivo a la prueba PRC. Ninguno de los dos animales presentaron síntomas de la enfermedad ya que su sistema inmunitario es capaz de producir anticuerpos neutralizantes.

Como explica Julià Blanco, investigadora del Irsi Caixa, que ha participado en la investigación, los gatos tenían una carga vírica muy baja y además son capaces de producir anticuerpos con la función de unirse al virus y bloquearlo, de forma que no desarrollan síntomas de la enfermedad.

Los científicos han determinado que los gatos se infectan de forma residual y que no hay evidencias de transmisión a las personas, al contrario, según Julia Vergara-Alert, investigadora del IRTA-CreSA, se trata de una zoonosis reversa ya que son las personas las que pueden transmitirles el virus a los felinos, aunque a estos no les provoca problemas de salud.

Además, los contagios de COVID-19 entre mascotas son muy escasos en comparación con los contagios entre personas, por lo que los epidemiólogos no lo consideran por ahora de interés en el estudio de la posible evolución de la pandemia.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar