Anquilostomas y la resistencia a antihelmínticos en perros y humanos

Un nuevo estudio señala el aumento y la propagación de ancylostoma caninum en perros por resistencia a antihelmínticos, lo que advierte del problema de las consecuencias de una infección por anquilostomas en humanos.

antihelmínticos perros

Los humanos se encuentran expuestos a sufrir el ataque de larvas que pueden entrar en la piel, subir por la sangre a los pulmones y de ahí al intestino. Estos parásitos, más propios de países en vías de desarrollo con clima húmedo o tropical, pueden ser un grave problema sobre todo para personas inmunodeprimidas, a las que puede debilitar y provocar la aparición de otras enfermedades. Cabe destacar que en los países más desarrollados y con otro tipo de clima apenas se registran casos, y puede llegar a controlarse mediante tratamientos específicos.

Los anquilostomas son unos gusanos nematodos de pequeño tamaño con forma redonda o cilíndrica que causan infecciones. De sus cuatro variedades existentes, son dos las que pueden atacar al ser humano: el necator americanus y el ancyclostoma duodenale. Son otras variantes las que pueden afectar tanto a perros como a gatos domésticos, siendo uno de los motivos principales por los que debemos tener a nuestras mascotas desparasitadas.

Y es que estas formas parasitarias cuentan con unos dientes con forma de gancho mediante los cuales se adhieren a la pared intestinal, donde se alojan para vivir provocando sangrados pequeños y poniendo sus huevos, que terminan saliendo mezclados con las heces. Pero una vez dentro también pueden eclosionar y convertirse en larvas que pueden excavar a través de la piel y avanzar por la sangre hasta llegar a los alvéolos pulmonares, mediante los que pueden subir a la garganta y volver al intestino para comenzar de nuevo el ciclo.

Son por tanto los lugares en los que podamos pisar heces o aguas residuales en los que se deben extremar las precauciones para evitar el ataque de estos parásitos. De hecho, la infección suele ser asintomática, aunque ocasionará deficiencia de hierro y anemia por los sangrados intestinales, además de leves diarreas y otras molestias estomacales. También podría provocar a largo plazo pérdida de apetito y desnutrición. Tos, fiebre o sarpullidos con fuertes picores en la piel son otros de los síntomas que pueden estar relacionados con esta infección, que debe detectarse analizando las heces y tratarse mediante medicamentos antiparasitarios, suplemento de hierro o antibióticos si así lo indica el especialista.

Aumento y propagación de ancylostoma caninum

Un nuevo estudio afirma ahora que el aumento y la propagación de ancylostoma caninum resistente no sólo significa malas noticias para los perros, sino también por las consecuencias de las infecciones por anquilostomas en humanos. Si bien este es el nematodo intestinal más frecuente en perros en Estados Unidos, históricamente se ha podido controlar con antihelmínticos como febantel, moxidectina, milbemicina oxima, fenbendazol y pirantel. Pero los parasitólogos de algunas universidades de veterinaria de Estados Unidos señalan tras una reciente investigación que se ha producido un aumento de la recurrencia de la infección en los últimos tres años, de forma más particular en los galgos, aunque también en otras razas. Esto sugiere, según los expertos, que el parásito ha podido desarrollar una resistencia a los medicamentos que generalmente se usan para controlarlo.

Ante este cambio del parásito, un grupo de investigadores dirigidos por el director de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Georgia, Pablo Jiménez Castro, se propuso estudiar la validez de esta hipótesis. Según confirman los resultados, los hallazgos de la misma «demuestran de manera concluyente la resistencia antihelmíntica múltiple en múltiples aislados independientes de A. caninum, lo que sugiere que es un problema emergente en Estados Unidos«. También se refieren a estos hallazgos como «importantes y preocupantes, ante el aumento y la propagación de anquilostomas caninos que son resistentes a las tres clases principales de antihelmínticos, siendo estas las únicas clases de medicamentos eficaces actualmente aprobados para el tratamiento de los anquilostomas caninos en Estados Unidos.

La salud canina se ve amenazada por tanto según este estudio, pero no es la única. Y es que también se señala que si la resistencia antihelmíntica puede surgir en los anquilostomas caninos, la medicina humana debe tenerlo en cuenta puesto que ancylostoma caninum es «filogenéticamente similar» a las especies de anquilostomas humanos y mencionados anteriormente. Los investigadores indican por tanto que «la ampliación de la administración masiva de medicamentos para los helmintos transmitidos por el suelo ahora está ejerciendo presiones se selección similares para la resistencia al bencimidazol en los anquilostomas humanos y se ha informado ampliamente sobre la reducción de su eficacia«.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar