Estornudo inverso en perros: aprende a identificar sus síntomas

En ocasiones nuestro perro puede dar la apariencia de estar ahogándose y al momento estar tan contento, ¿a qué se debe?. El estornudo inverso es una afección frecuente en perros de razas braquicéfalas por lo que debemos tratar de familiarizarnos con este problema y saber qué lo puede originar. Conocer los síntomas y cómo actuar frente a un ataque nos puede ahorrar muchos sustos, aunque cuidado, la aparición de este tipo de ataques puede enmascarar síntomas de enfermedades respiratorias.

estornudo inverso de perro

El estornudo inverso es un trastorno muy frecuente en perros. La primera vez que el animal lo manifiesta es un momento desagradable ya que en apariencia parece que algo obstruye la garganta de nuestro animal, lo que nos puede llevar a asustarnos. Se trata de una afección respiratoria que aparece en perros, siendo más frecuente en razas de hocico corto (braquicéfalos) y en las razas pequeñas, ya que tienen una tráquea y una garganta más pequeñas.

El estornudo inverso aparece como una aspiración violenta de aire, acompañada de ruidosas inhalaciones que provocan la entrada precipitada de aire. Los ataques de estornudo inverso suelen manifestarse de manera breve, con una duración de unos segundos hasta un par de minutos, momento en el que el perro recupera su respiración de forma normal.

El inicio del estornudo inverso es un espasmo en la garganta y el paladar blando acompañados de una aspiración de aire. Este proceso viene acompañado de un ruido característico junto con una postura peculiar: la cabeza agachada, espalda extendida, codos separados y ojos desorbitados.

Los motivos por los que nuestro animal de compañía puede realizar este estornudo son variados, siendo los más comunes la excitación o la presencia de alérgenos u olores fuertes, como productos de limpieza, perfumes o pinturas, que irriten sus mucosas. Suelen también aparecer cuando el animal tiene un despertar precipitado o cuando realiza ejercicio físico con el que incrementa la temperatura corporal y recurre al jadeo para regularla.

La presencia de enfermedades también puede ser motivo de aparición del estornudo inverso, siendo recomendable realizar una revisión en el veterinario ya que puede estar relacionada con procesos infecciosos en la vías aéreas o problemas nasales. En ocasiones los ataques serán provocados por una correa demasiado ajustada por lo que en animales con este tipo de trastornos sería recomendable el uso de arneses.

Si nuestra mascota es propensa a sufrir este problema, el primer paso será la detección de los procesos que lo inician. Para ello es importante mantener la calma, ya que una sobreexcitación por nuestra parte aumentará la tensión del perro y puede desencadenar reacciones más fuertes que las deseadas. Permaneceremos cerca del animal con tranquilidad y si nos lo permite le masajearemos la garganta o le taparemos la nariz. El objetivo es que realice el acto de tragar, acción con la cual el estornudo remite.

Para este problema no existe un tratamiento concreto, ya que no es una enfermedad propiamente dicha. Si el origen es una infección respiratoria, la visita al veterinario y la aplicación de un tratamiento adecuado será suficiente para eliminar el problema. Si el estornudo inverso aparece de forma súbita podemos intentar grabarlo con el móvil, ya que dará información al veterinario sobre cómo son los ataques y su intensidad.

Por su parte, si los ataques vienen acompañados de alguna secreción y la frecuencia aumenta, es posible que se deba solicitar una cita con el especialista a fin de descartar infecciones, cuerpos extraños o la presencia de algún pólipo o tumor nasal.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar