Aumentan las visitas al veterinario durante la desescalada

Los días de confinamiento terminan pero no con ello los problemas. Al iniciar el periodo de desescalada las visitas al veterinario han aumentado debido a los sobreesfuerzos realizados por algunos propietarios con sus mascotas. Tras dos meses de baja actividad física los perros han vuelto a la calle con demasiada intensidad, mientras que los gatos están cada vez más nerviosos debido a las costumbres de sus compañeros humanos.

visitar el veterinario durante la desescalada

Durante los primeros días de cuarentena los que tenían perro fueron tremendamente envidiados por poder disfrutar de unos minutos de libertad. Sin embargo, debido a la limitación de tiempo y distancia las mascotas fueron poco a poco perdiendo su condición física. Las últimas semanas han traído algo parecido a la normalidad anterior y los dueños vuelven a realizar actividad física y paseos con más duración, circunstancia que ha provocado la aparición de ciertas lesiones en nuestros animales.

Las clínicas veterinarias empiezan a observar una mayor afluencia de perros con lesiones en las almohadillas y es que, el aumento de actividad súbito de algunos propietarios ha provocado un incremento en las lesiones asociadas a la movilidad. Los perros se encuentran más apagados en casa y reacios a moverse debido a dolores musculares y agujetas.

Además las consultas asociadas a lumbalgias y dolores de espalda se hacen más frecuentes ya que se ha forzado a los animales para que se desfoguen, incrementando el esfuerzo físico y la duración para que los animales estuvieran más tranquilos en casa.

Junto a las lesiones musculares también están aumentando las consultas derivadas de la aparición de diarreas y trastornos intestinales por el exceso de desinfectantes tras los paseos. En algunos casos este hábito de limpieza ha provocado dermatitis en las patas por emplear productos demasiado agresivos o ser demasiado frecuente la exposición a los mismos.

Por otro lado tenemos a los gatos, animales muy susceptibles a los cambios en el entorno ya que son muy territoriales y valoran mucho su espacio individual. Los nuevos hábitos de sus dueños ha provocado un cambio en sus costumbres. Mientras que antes pasaban la mayoría del día solos ahora tienen que compartir el espacio prácticamente las 24 horas.

Estos cambios en la vida de los felinos ha provocado la aparición de procesos de estrés y pérdida de pelo con episodios de exceso de acicalamiento y, por tanto, de procesos de dermatitis y aparición de calvas en el pelaje.

Las recomendaciones de los expertos son claras. En el caso de los perros hay que aumentar progresivamente la cantidad de ejercicio empezando siempre por un periodo de paseo de unos 15 minutos para calentar su musculatura y relajarlos. Para los felinos es importante darles su espacio, permitiéndoles momentos en soledad, para que se mantengan relajados y evitando los ruidos fuertes y los sobresaltos.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar