Brucelosis canina, una patología que afecta a perros y a humanos

La brucelosis canina es una enfermedad bacteriana  extendida a nivel mundial que afecta a los perros y que puede transmitirse fácilmente a otros animales e incluso a los seres humanos. En los cánidos esta patología, muy difícil de detectar y posteriormente de erradicar con antibióticos, afecta sobre todo al aparato reproductor de machos y de hembras.

BRUCELOSIS CANINA

“Cuida de tu familia, cuidando de tu mascota” es un lema veterinario que siempre conviene recordar. Los perros son excelentes compañeros de fatigas a la hora de compartir nuestras vidas, pero desde un punto de vista negativo también pueden ser portadores de algunas enfermedades de riesgo, como es el caso de la brucelosis canina.

Esta patología puede calificarse de “zoonosis”, un término científico que significa que puede transmitirse fácilmente a los seres humanos -y también a otros animales- que puedan entrar en contacto con fluidos (orina, saliva, sangre, etc) de aquellos animales que se encuentren infectados.

En el caso de los seres humanos la brucelosis es conocida popularmente como “Fiebre de Malta”, dado que esta zona mediterránea, entre otras a nivel mundial, es de las más “sensibles” a la presencia de esta enfermedad.

La brucelosis canina está causada por la bacteria “Brucella Canis” que puede estar presente, entre otros, en el semen de los machos y en el líquido fetal y en la placenta de las hembras, lo que convierte a esta patología en la principal causa de anomalía reproductiva en perros y en la causa de abortos, muertes fetales o nacimiento de cachorros débiles.

Los principales síntomas de la brucelosis son difíciles de detectar, dado que esta enfermedad comienza desarrollándose levemente con procesos febriles de corta duración, para más tarde evolucionar a un nivel de mayor gravedad provocando entonces inflamación de la zona testicular en los machos, problemas de gestación en las hembras preñadas y, principalmente, esterilidad total o parcial en los animales que la padecen.

El tratamiento de la brucelosis canina con antibióticos no es garantía de una cura definitiva y rápida para este tipo de infecciones bacterianas, dado que los microorganismos se multiplican rápidamente, llegando incluso a convertirse en inmunes a la acción de los fármacos, y tampoco existe como en otros casos una vacuna preventiva, de forma que los perros infectados deben ser sometidos a un tratamiento veterinario prolongado.

Por regla general, los animales que padecen brucelosis quedan inutilizados para la reproducción. En primer lugar por las secuelas que deja esta enfermedad en los órganos que componen el aparato reproductor y en segundo lugar por los riesgos de que la bacteria pueda mantenerse latente en semen, líquido vaginal, etc.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar