“Operación pastilla”: Cómo hacer que mi perro se tome su medicación

A los perros tomar pastillas o píldoras no les gusta. De hecho lo que no les gusta es ingerir algo que no saben que es en realidad y por eso nos muestran mucha resistencia cuando les obligamos a ello. En este caso no hay soluciones mágicas, pero si trucos que funcionarán o no según el carácter de nuestro animal y lo pacientes que seamos.

PERRO NO QUIERE TOMAR PÍLDORAS

Si nos sucede a las personas, ¿por qué no les va a pasar a nuestras mascotas? Todos los que tenemos perros sabemos muy bien que por regla general estos animales son muy reacios a tomar cualquier tipo de pastilla o de medicamento, sobre todo cuando las píldoras son de gran tamaño, tienen que masticarlas o simplemente desprenden un olor que les desagrada.

Así que muchos propietarios temen ir al veterinario y que el especialista estime necesario que su perro tome algún fármaco ya sean pastillas o píldoras, porque saben que llevar a cabo la “operación pastilla” va a traerles muchos dolores de cabeza para ellos y mucho nerviosismo para su mascota.

Aquí vamos a brindar algunos trucos para conseguir que nuestro perro se tome las pastillas más fácilmente y que podremos aplicar uno u otro, o de forma simultánea, en función del carácter de nuestro compañero de fatigas y de nuestro grado de paciencia.

Lo primero a tener en cuenta es que los medicamentos si son masticables mejor y si tienen un sabor y un olor que guste a los animales y les brinde confianza a la hora de la ingesta mucho mejor todavía, porque nuestros perros creerán que se trata de golosinas.

La opción más habitual es el truco de “esconder” las pastillas entre la comida, convencidos como estamos los dueños de que los perros no conseguirán advertir su presencia. Quizá una buena decisión es aplastar el medicamento con el objetivo de que pierda su forma y se trasforme en algo más difícil de detectar dentro de una croqueta o mezclado con alimento húmedo.

A veces una buena opción es convertir la circunstancia indeseada en un divertido juego, ya que los perros disfrutan “capturando” golosinas y de esa forma es posible entre “dulce” y “dulce” quizá podamos disimular una pastilla que nuestro perro probablemente se tomará sin problemas.

Finalmente, si todos los procedimientos nos fallan no nos quedará otra que abrir la boca de nuestro perro y hacerle tragar la pastilla sin más miramientos, aunque siempre tendremos preparada una golosina como premio.

Por otro lado, si tu perro requiere medicación diaria su resistencia seguramente se incrementará con el paso del tiempo, de forma que su comportamiento frente al medicamente acabará siendo el de huir y esconderse. En estos casos deberemos entrenar a nuestra mascota y crearle un hábito positivo que no le estrese ni le suponga problemas.

Comentarios (3)

La mía era de las que había que «empujarle» la pastillas por la garganta para abajo…… NI le gustaba a ella ni a mi. Siempre usé el truco de escondérselo en la comida mientras enarbolaba otro trozo de alguna cosita que le gustará, pero con ésta última NO coló!!
SOLUCIÓN?? Mi veterinaria me vendió unas golosinas que son huecas y se puede meter la pastilla dentro, y ÉSO sí que funcionó!!!!!

Hola mi yorkshire tiene problemas hasta con la antiparasitaria. Como se llaman las golosinas huecas por favor para comprarlas . Gracias

Se lo pongo dentro de un trocito de salchicha o en un quesito

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar