Tener perro reduce los riesgos cardiovasculares

Un estudio realizado en Estados Unidos demuestra que las personas con perro tienen más probabilidades de vivir más y suman menos riesgos de sufrir accidentes cardiacos y cerebrovasculares. Tener mascota es bueno para evitar problemas de soledad y depresión y, además, fomenta la actividad física, circunstancias que contribuyen positivamente a tener una vida saludable.

TENER PERRO REDUCE RIESGOS CARDIOVASCULARES

El último número de la revista de la Asociación Americana del CorazónCirculation: Cardiovascular Quality & Outcomes– publica un interesante estudio sobre la influencia que tienen los perros en una vida más larga y más saludable, cardiovascularmente hablando, para sus propietarios, sobre todo cuando se trata de pacientes que han superado accidentes cardiacos o cerebrovasculares.

En las conclusiones de este estudio se recoge el hecho de que “tener perro” es una circunstancia que se asocia a la reducción de los factores de riesgo que desembocan en este tipo de problemas. Esto se debe a que las mascotas contribuyen positivamente a evitar el aislamiento social y fomentan la actividad física, reduciendo con ello la presión arterial, dos cuestiones positivas para las patologías cardiacas y que provocan que los niveles de salud sean mejores en personas con perros.

Para poder realizar estas afirmaciones los investigadores compararon cuáles eran los niveles de salud de personas con perros y de personas que no tenían mascota después de haber sufrido un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Los pacientes estudiados vivían solos y tenían entre 40 y 85 años.

En comparación con las personas que no tenían perro, los investigadores encontraron que el riesgo de muerte tras un ataque cardíaco era un 33% más bajo, mientras que en el caso de los pacientes que habían sobrevivido a un accidente cerebrovascular el riesgo era un 27% menor.

Por otro lado, en el estudio se señala el dato de que de 182.000 personas que sufrieron un ataque cardíaco, tan sólo un 6% eran dueños de perros, y que de cerca de 155.000 personas que padecieron un accidente cerebrovascular isquémico, sólo el 5% eran dueños de perros.

El menor riesgo de muerte asociado con la propiedad de un perro puede explicarse como afirmábamos anteriormente por un aumento en la actividad física y por la disminución de la depresión y la soledad, dos factores estos últimos que son de riesgo para la salud.

Finalmente, los investigadores encontraron que, en comparación con quienes no tenían animales, los dueños de perros experimentaron un 24% de riesgo reducido de mortalidad por todas las causas, un 65% menos de riesgo tras un ataque al corazón y un 31% menos de riesgo por problemas cardiovasculares.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar