¿Pueden los perros comer hierba?

Es cierto que los perros son animales fundamentalmente carnívoros, pero igual que pueden comer pan u otros alimentos no cárnicos también pueden ingerir hierba, siempre que ello no suponga un trastorno de la conducta. Por regla general lo hacen para “purgarse”, es decir, para provocar el vómito y que elementos o sustancias indeseadas abandonen su sistema digestivo.

PERROS COMEN HIERBA

Los propietarios de perros conocen que con cierta frecuencia sus animales mordisquean la hierba durante sus paseos por el campo o cuando se encuentran en algún parque o jardín, llegando incluso a ingerir la misma en un comportamiento que, salvo que se realice de forma compulsiva, no tiene por qué suponer la señal que nos advierta de un problema de conducta.

Puede considerarse normal que los perros coman hierba, ya que otros cánidos que viven en libertad, con es el caso de los lobos, también lo hacen con cierta frecuencia de manera natural, de forma que puede considerarse que los perros mantienen en su memoria genética este tipo de conducta y que por ello no debemos impedírselo siempre que se trate de un comportamiento que se mantenga en unos parámetros razonables.

Por regla general los perros comen hierba para provocar el vómito y con ello expulsar del sistema digestivo cualquier sustancia o elemento que les causa malestar. ¿Por qué la hierba nos podemos preguntar? Sencillamente porque el césped actúa como irritante de las paredes del estómago, aumentando con ello la secreción de los ácidos  que provocan el vómito.

Desde el punto de vista de algunos dueños de perros, el hecho de que sus animales coman hierba significa que la alimentación que les proporcionan es insuficiente en nutrientes, minerales o fibra, lo cual no tiene porqué ser una opinión correcta. Si se tienen dudas en cuanto al tipo de pienso que consume nuestro perro o consideramos que su dieta puede estar desequilibrada, lo mejor es consultar con el veterinario.

Una vez despejadas las dudas en cuanto a que nuestro perro coma hierba, el principal cuidado por nuestra parte será evitar que nuestra mascota pueda ingerir alguna planta tóxica, sobre todo cuando se trata de cachorros o de animales jóvenes poco experimentados.

Otro motivo de prevención es que la hierba haya podido ser tratada con fertilizantes u otras sustancias de origen químico, que pueden provocar algún tipo de intoxicación en nuestro perro. Si después de que nuestro perro haya consumido hierba observamos vómitos, diarrea, ojos dilatados, arritmia, convulsiones, etc, acudiremos urgentemente al veterinario.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar