Así afecta la endogamia a la fertilidad de los golden retriever

El cruce de perros de la misma camada provoca en razas como el golden retriever síntomas de infertilidad y disminuye el número de cachorros.

CACHORROS DE GOLDEN RETRIEVER

El emparejamiento de animales con parentesco está provocando la denominada depresión endogámica. Un término que define una pérdida en la adaptación que produce la merma de la variación genética, y que a su vez está conllevando una reducción del número de cachorros en las camadas en la cría de razas como el golden retriever.

Mammalian Genome ha publicado los resultados de una investigación que ha llevado a cabo la Fundación Morris Animal en colaboración con Embark Veterinary, con el objetivo de obtener más información acerca de la genética de la endogamia en perros como animales de compañía. Y los resultados parecen mostrar una clara relación entre este método y la reducción de fertilidad que se está produciendo en estos animales.

Para Erin Chu, responsable del estudio, los resultados «demuestran científicamente algo que hemos sabido durante años, y es que la fecundidad en perros está amenazada por la endogamia«. Además, hace hincapié en la necesidad por parte de los criadores de «asegurarse de que los perros que eligen para aparear mantengan la diversidad en sus linajes para preservar razas saludables y exitosas».

El proyecto se llevó a cabo mediante una metodología que consistió en examinar datos sobre ADN y fenotipo de hasta 93 hembras de golden retriever inscritas en el ‘Morris Animal Foundation Golden Retriever Lifetime Study’, estudio desarrollado por la fundación sobre esta misma raza, estando reproductivamente intactas y habiéndose reproducido una vez al menos. Dicho estudio ha recopilado información desde 2012 a 2015 de más de 3.000 canes de esta raza de Estados Unidos para obtener información precisa sobre factores de nutricionales, ambientales, de vida y genéticos.

Además, el equipo de investigación indagó en la reproducción en sí de estos perros, en lo que respecta a aspectos como el periodo de celos, las tasas de concepción de éxito y el número de cachorros que sobreviven después del destete.

Una vez recopilados todos estos datos, se les asoció con un coeficiente genómico de endogamia, que mide el grado de parentesco tanto de los machos como de las hembras. Esto facilitó la conclusión de que el grado de parentesco entre animales que se han cruzado influye en el número de cachorros que pueden nacer. Siendo el dato más significativo el que indica que, de promedio, si una hembra es 10% más consanguínea que otra, tiende a dar a dar a luz un cachorro menos por camada de golden retriever.

Janet Patterson-Kane, directora científica de la Fundación Animal Morris, se refirió a los resultados cautela lógica, puesto que se trata de algo «que se debe tener en cuenta para garantizar que tengamos poblaciones de razas sanas en los próximos años». Para ello, Patterson-Kane aboga por «minimizar tanto como sea posible» estas repercusiones definitivas que se dan por la endogamia en cada generación.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar