Las mascotas podrán visitar a sus dueños en hospitales de Alicante

El Colegio de veterinarios de Alicante y Ribera Salud han acordado la puesta en marcha de un protocolo mediante el que regular el acceso de las mascotas a algunos hospitales para visitar pacientes ingresados.

Los propietarios de mascotas son conscientes de que si en un momento dado, deben ingresar como pacientes en algún hospital, su mascota no podrá acompañarles al no tener permitido el acceso.

Pues esto es algo que en la Comunidad Valenciana va a cambiar gracias al acuerdo alcanzado por parte del Colegio de Veterinarios de Alicante y Ribera Salud, a partir del cual se regularán las condiciones de acceso de determinadas mascotas a algunos centros hospitalarios, para así poder visitar a sus dueños que se encuentren ingresados como pacientes.

Dicho protocolo, que ya lleva a prueba durante un tiempo, se llevará a cabo en los hospitales de Torrevieja y Vinalopó. El único antecedente que se ha dado del mismo en nuestro país fue el programa Dogspital, que se empleó en el centro hospitalario de Ibiza. Por lo que este nuevo proyecto sería pionero en la Comunidad Valenciana, siendo además uno de los primeros en todo el país. En otras naciones, como Estados Unidos, en lugares como Florida, este tipo de acciones se encuentran más asentadas.

A pesar del crecimiento emergente y del éxito de terapias asistidas con animales en los últimos años, la implantación de las mismas en los hospitales es más bien escasa. Las exitosas experiencias realizadas hasta el momento se han ceñido a las visitas de mascotas a algunos geriátricos, centros de atención especializados o a terapias ecuestres para pacientes con una problemática singular, entre otras.

El presidente de Icoval, Gonzalo Moreno del Val, ha destacado que la iniciativa aspira a “que las visitas de los perros o gatos que convivían con el enfermo ahora ingresado, o incluso crónico, sirvan para mejorar su estado de ánimoaumenten su estimulación a los tratamientosmejore su rehabilitacióno, en casos extremos, humanice el proceso de muerte, permitiendo al paciente despedirse de la totalidad de sus seres queridos”.

Cada solicitud será estudiada por el médico que se encuentre al cargo de la misma, siendo este aspecto es el que determinará la conveniencia del permiso. Los criterios médicos (tras descartar una posible zoonosis, que no hay riesgo de empeoramiento o de reacción alérgica) serán por tanto los que dictaminen si es posible desplazar al paciente a la denominada ‘zona de encuentro’, el espacio asignado y habilitado en los centros para dicha reunión, y que no pertenecerá al área sanitaria.

Una vez que el médico haya dado su aprobación, se informará al paciente de la documentación que deberá aportar. En este punto, será el veterinario el que se encargue de garantizar que el pasaporte sanitario acredite que el animal fue correctamente vacunado, desparasitado e identificado. Junto a ello, emitirá un segundo certificado que indique la ausencia de episodios de fiebre, vómitos o diarrea, estornudos o tos de posible origen infeccioso.

El animal también deberá estar vacunado -o haber dado negativo en la prueba de laboratorio- frente a la Leptospirosis (en el caso de los perros) y haber sido desparasitado, interna y externamente, con efecto vigente el día de la visita. Este certificado deberá ser emitido con fecha no superior a los tres días previos en los que se programe la visita.

Para garantizar el acceso a estas visitas a todos los pacientes, el Colegio de Alicante (Icoval) se ha comprometido a asumir los gastos de la certificación veterinaria que generen los pacientes que acrediten con un informe de Servicios Sociales no tener recursos.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar