La buena salud de un perro depende de una dentadura sana

Los veterinarios aconsejan dos visitas anuales para limpiar de sarro, detectar enfermedades periodontales y corregir posibles fracturas de piezas, aunque en los cachorros estas visitas serán más frecuentes hasta comprobar que la dentadura permanente de 42 piezas se ha formado correctamente.

Los veterinarios calculan que al menos el 85% de los perros de más de cinco años sufre algún problema dental, por lo cual aconsejan a los propietarios un par de revisiones anuales con el objetivo de limpiar las adherencias de sarro, detectar posibles enfermedades pediodontales y para advertir y corregir la fractura de alguna de las piezas dentales.

En los cachorros estas revisiones veterinarias deberán ser más habituales que en los adultos para comprobar que la primera dentadura temporal se ha formado correctamente y con posterioridad por si fuera necesario extraer algún «diente de leche» que no haya desaparecido tras la aparición de los dientes definitivos.

Hay que tener en cuenta que la dentadura de los perros absorbe los impactos de la mordedura gracias a los ligamentos periodontales, que son los encargados de suavizar las presiones que se transmiten al cráneo cuando el animal muerde. Por otro lado la cavidad oral de nuestras mascotas posee un rico sistema vascular que facilita que cualquier herida cicatrice rápidamente y que debemos mantener en buen estado.

En los perros las piezas dentales están unidas directamente a las encías y los cachorros suelen nacer con los llamados «dientes de leche» ocultos en estas. Los primeros dientes comienzan a salir cuando el animal tiene un mes de edad, de forma que a los dos meses de vida la dentadura de un cachorro ya está compuesta por un total de 28 piezas temporales.

Entre los tres y siete meses estos primeros «dientes de leche» son sustituidos progresivamente por 42 piezas permanentes (20 superiores y 22 inferiores) con 12 incisivos (6+6), cuatro caninos (2+2), dieciséis premolares (8+8) y diez molares (4+6), una circunstancia que, unida al desgaste de determinadas piezas y a la falta de las mismas, permite a los veterinarios poder calcular la edad aproximada de un perro.

En la mayor parte de las razas los incisivos superiores muerden ligeramente por delante de los inferiores, salvo en las llamadas razas braquicéfalas (bulldog, bóxer o pequinés) donde sucede justamente al contrario. Finalmente, dependiendo de una irregular longitud de la mandíbula los perros pueden sufrir de Prognatismo (mandíbula larga) o de Braquigmatismo (mandíbula corta).

Si tienes dudas sobre cómo proteger la salud dental de tu mascota, te recordarnos todos los detalles sobre ¿Cómo limpiar los dientes de un perro? ¡Este artículo resolverá todas tus dudas!

Artículos Relacionados

% Comentarios (1)

entra en el precio de seguro anual

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar